Biotecnología: ¿la nueva Meca de los mercados financieros?

biotecnologia

 

El índice sectorial de la bolsa tecnológica Nasdaq creció un 65% durante 2013 y también se disparan las acciones europeas de estas compañías, que en su inmensa mayoría son pymes dedicadas a desarrollar la medicina del futuro. A tal punto crece el atractivo que ya se habla de un principio de burbuja en EEUU, en un sector donde muchas empresas todavía no aportaron resultados concretos.

Blockbuster” es un término que, para el común de los argentinos, recuerda a la cadena de videoclubes que funcionó en el país hasta 2010. Pero que para la industria farmacéutica representa el Santo Grial que todos persiguen sin descanso. Un blockbuster es un medicamento que logra un volumen de facturación superior a los u$s1.000 millones anuales y que se convierte en la gallina de los huevos de oro para cualquier laboratorio.

El problema es que en la última década comenzaron a escasear estos grandes éxitos comerciales (el mayor de todos fue el Lipitor, un fármaco que ayuda a reducir el colesterol, cuyo pico de ventas – u$s13.700 millones– fue alcanzado en 2006), por lo que muchos en la industria comenzaron a mirar a la biotecnología (que consiste en el desarrollo tecnológico basado en el uso de organismos vivos para crear productos y transformar procesos de producción en medicina, agro y alimentos) como tabla de salvación de los laboratorios farmacéuticos. Hoy, cada vez más empresas biotecnológicas se están convirtiendo en estrellas de los mercados financieros por su potencial de generar inmensos ingresos gracias a sus descubrimientos aplicados a la medicina.

Para tener una idea del grado de atractivo que ha alcanzado la industria, basta con observar el fabuloso crecimiento que tuvo el índice sectorial Nasdaq Biotechnology durante 2013 (se incrementó en un 65%), convirtiéndose en el de mayor rentabilidad de la bolsa tecnológica de Nueva York. Además, durante el año pasado se dio un boom de salidas a bolsa de empresas biotecnológicas: surgieron 37 nuevas compañías que recaudaron unos u$s 2.700 millones, todo un récord que se destaca aún más cuando se tiene en cuenta que las firmas del sector son todas pymes. Hay compañías como Aegerion Pharmaceutical (especializada en el desarrollo de terapias para pacientes con enfermedades raras), que pasó de una capitalización bursátil de menos de u$s 400 millones a más de u$s 2.000 millones en pocos meses, o fondos de inversión especializados, como el Dexia Equities Biotechnology, que ganó más de un 220% entre 2009 y 2013. Otro dato que también vale la pena tener en cuenta es que el valor en bolsa de las 70 empresas biotecnológicas estadounidenses que hicieron su oferta pública de acciones entre 2012 y 2013 alcanzó los u$s 39.000 millones, un monto equivalente al 25% del gigante Facebook.

El crecimiento del valor de estas empresas ha sido tan meteórico (en Europa también se está dando este fenómeno, principalmente en la bolsa de París) que son varios los analistas que hablan de un principio de burbuja especulativa en EEUU (“hay un recalentamiento que comenzó en el mercado estadounidense”, según Franck Sebag, responsable de salidas a bolsa de Ernst & Young). Y no olvidan que, a pesar del significativo crecimiento de estos últimos años, las acciones del sector mantienen una elevada volatilidad, producto de su modelo de negocios, donde el riesgo de fracaso en el proceso de investigación puede llegar a ser muy alto.

En realidad, la inversión en acciones biotecnológicas tiene mucho de apuesta a todo o nada, porque varias de estas compañías todavía no tiene ningún producto para vender, puesto que muchos de sus desarrollos se encuentran en la fase I de investigación (cuando no está comprobado que sean exitosos). Según un informe de la consultora Invest Securities, “algunas empresas todavía no han demostrado la eficacia de sus desarrollos en el ser humano. En consecuencia, los inversores tienen que ser muy prudentes. Porque desde el punto de vista estadístico, un producto que se encuentra en fase 1 de ensayos clínicos tiene una chance sobre 10 de alcanzar su comercialización. Es un sector extremadamente riesgoso”.

Héctor Ara, presidente del laboratorio español Suanfarma, agrega que “la biotecnología es sin dudas un sector innovador de alto riesgo y hace falta mucho tiempo para generar ganancias. Pero también cuenta con una muy alta rentabilidad en los proyectos que tienen éxito”. Y esta es una clave de por qué los inversores y los fondos de capital de riesgo (venture capital) se están volcando en masa en la industria.

¿Por qué ahora? Vale la pena tener en cuenta que en el año 2000 hubo un estallido de una burbuja especulativa en acciones de compañías de biotecnología (a la par de la de las punto com), motivado por las expectativas que había en ese momento respecto del pronto uso comercial de la secuenciación del genoma humano (que finalmente se alcanzó en 2003), lo que abría la puerta al desarrollo de múltiples medicamentos y terapias más eficientes. Pero el proceso de comercialización se demoró más de lo previsto y es recién ahora que se están cosechando los frutos de ese gigantesco trabajo de investigación. Hoy, más del 50% de los medicamentos comercializados por estas pymes biotecnológicas son el resultado de esta decodificación del ADN.

Por otra parte, en este boom también tienen que ver los mercados emergentes y su pérdida de atractivo, ya que cada vez más inversores internacionales deciden repatriar sus colocaciones hacia los países desarrollados. Sin embargo, los analistas recomiendan no perder de vista el nivel de volatilidad de esta clase de inversiones. Y recuerdan que desde fines de febrero el índice Nasdaq Biotechnology perdió casi un 20%, lo que interpretan como una corrección y una fuerte toma de ganancias.

www.cronista.com

Cae el empleo industrial por las fábricas ‘inteligentes’

in

En una fábrica de Siemens ubicada en Amberg, una ciudad de Bavaria, una de las líneas de producción que opera las 24 horas no requiere ninguna intervención humana, salvo cuando es necesario reponer componentes.
Esta semana en la Feria de Hannover, la muestra industrial más grande del mundo que se realiza en Alemania, Siemens y sus competidores se están preparando para otro gran avance en la productividad industrial: plantas altamente flexibles, manejadas por software, conectadas a través de sensores e Internet y que hagan total uso de gran cantidad de datos. Una Internet industrial de cosas.
Siegfried Russwurm, miembro del directorio a cargo de la división industrial de Siemens, señaló que con las computadoras y los robots no se trata de prescindir del hombre, no por ahora. La planta automatizada de Amberg todavía emplea a 1.150 personas, casi lo mismo que hace dos décadas.
“No son realmente inteligentes… Pueden hacer todo lo que una persona les ordena, y pueden trabajar a partir de algoritmos informáticos mucho mejor que un empleado, pero no son creativos, no pueden pensar algo nuevo o enfrentar situaciones imprevistas. Ese es el privilegio humano”, agregó. ‘Los humanos siempre tendrán una ventaja sobre las máquinasà al menos en el futuro inmediato‘.
La red inteligente de aparatos industriales, que conecta la economía virtual con la real, promete ofrecer mayor productividad. Pero algunos fabricantes todavía no se animan a dar el salto al nuevo mundo de las plantas inteligentes.
Se habla mucho de la industria 4.0, todos están seguros de que llegará pero todavía no se volvió una realidad en producción”, señaló Manuel Backhaus, director general de la consultora AlixPartners. “Muchas compañías temen al riesgo que ello implica en la estabilidad de su producción, que ya es altamente compleja, y de los sistemas de cadenas de abastecimiento. Se muestran reacios a interferir en un sistema que funciona bien, a menos que los beneficios sean realmente claros.
El empleo en el sector industrial está en disminución hasta en algunas partes de China porque la mano de obra se encarece y las tareas precisas se automatizan. En economías desarrolladas, los gobiernos temen que como consecuencia de ello aumente el desempleo.

www.cronista.com

A EE.UU. cada vez le cuesta más mantener el liderazgo global

U.S. President Barack Obama speaks during a visit to Bladensburg High School in Bladensburg

Los ideales universales fueron sustituidos por un realismo duro. Más allá de las debilidades de Obama, es difícil pensar que quien lo reemplace puede revertir la tendencia.

Cuando el senador Obama habló ante un público que lo adoraba en Berlín en 2008, prometió “rehacer un mundo nuevo”. Hoy le cuesta trabajo convencer a los alemanes de que no está espiando a sus líderes. Puede ser que ningún presidente de EE.UU. pueda restablecer el liderazgo global tradicional de Norteamérica. El peligro no es que China tome su lugar como garante de la estabilidad global; Beijing no está tratando de conseguir ese papel. Es bajo la conducción de Obama, o quienquiera que le siga en el poder, que a EE.UU. le será cada vez más difícil desempeñar ese rol. Desde los Urales hasta el Mar del Sur de China, crecen las señales de que disminuye la influencia de Norteamérica.
La última “verificación de la realidad” de EE.UU. sucedió la semana pasada cuando estuvo cerca de fracasar el proceso de paz árabe-israelí. Habiendo hecho lo imposible por mantenerlo en marcha y después de 12 visitas a la región, John Kerry, el secretario de Estado de EE.UU., no está fallando por falta de esfuerzo. Tampoco ha sido abandonado por la Casa Blanca. La verdad es que EE.UU. tiene una influencia limitada en ambos lados. Kerry recién dejó en evidencia la pobre influencia de EE.UU. la semana pasada con su oferta de liberar a Jonathan Pollard, el espía israelí, a cambio del compromiso mínimo por parte de Israel de seguir participando en el proceso. Esa noción fue rápidamente abucheada y desechada.
El éxito de la hegemonía de EE.UU. proviene de su capacidad de magnificar su poder a través de la amistad. Sin embargo, ha disminuido su habilidad de apoyar a sus amigos y generar nuevas amistades que los sustituyan. El mes pasado, Obama hizo su primera visita a Bruselas y su discurso allí fue bien recibido, aunque en ningún momento fue interrumpido por aplausos. Sin embargo, no hay duda de que con su viaje logró convencer a Alemania, Inglaterra y otros países a tomar una postura más dura frente a Rusia. La habilidad de EE.UU. para contener a Putin dependerá de que se construya un gobierno viable en Ucrania. La probabilidad de que eso suceda es baja. La visita de Obama tampoco brindó nueva vida a las negociaciones sobre el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (TTIP), como muchos esperaban. Si el lobo ruso no puede unificar Occidente, ¿quién podrá hacerlo?
Mientras sus aliados más cercanos se debilitan, se vuelve más difícil para EE.UU. reemplazarlos por otros nuevos. No se puede acusar a Obama de no intentarlo. Desde que asumió, hizo acercamientos con India, Brasil e Indonesia y hasta con Rusia, durante el breve período en el que Putin era el segundo del entonces presidente ruso Dimitri Medvedev. En la mayoría de los casos, EE.UU. fue rechazado o ignorado. Tras comenzar su mandato en un frenesí de idealismo, Obama lo reemplazó casi en su totalidad por pragmatismo. Los ideales universales fueron sustituidos por un realismo duro e inflexible. Pero ese cambio influyó poco en los resultados.
Arabia Saudita sigue distanciándose de EE.UU. porque considera que está abdicando su liderazgo en el Medio Oriente. India no se siente obligada a apoyar a Norteamérica en los grandes temas. Turquía, al igual que el Golfo, está molesta con la tímida respuesta de Washington a Siria. Y Paquistán, igual que Afganistán, que tuvo su primera vuelta de elecciones presidenciales el fin de semana, ignora con más facilidad las advertencias de Washington. En Brasil, Dilma Rousseff canceló la primera visita de Estado de su país en 20 años en protesta por el escándalo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).
Parte de esto se puede atribuir al déficit de atención en la diplomacia que padece Obama. En su discurso de Bruselas no mencionó el escándalo de la NSA, pese a que ése haya causado en gran parte la desconfianza europea. Sus esfuerzos para darle nuevo impulso al TTIP fueron como mucho, nominales.
Pero el problema va más allá de las debilidades de Obama como presidente. Hace setenta años, EE.UU. impuso un conjunto de instituciones globales en el mundo que consagraban sus valores universales. Hoy Bretton Woods y la ONU se resquebrajan. Ningún país, ni siquiera Norteamérica, puede reinventarlas. No importa si EE.UU. está dirigido por un multilateralista o unilateralista, los valores subyacentes también están siendo desafiados. El mundo está volviendo a tener poderes regionales firmes y una hegemonía debilitada. Es difícil creer que quien reemplace a Obama tendrá mejor suerte para revertir esta corriente.

www.cronista.com

Una empresa francesa le propondrá a Macri implementar subtes sin conductor

subtes sin conductor

RAPT, que opera la red más grande de Metro de la capital francesa, analiza la viabilidad de implementar las formaciones automatizadas en la nueva línea F porteña.

En París, la experiencia de viajar en subte o metro (como se denomina en esta ciudad), no tiene vinculación alguna con subirse a alguna de las formaciones de las líneas A, B, C o D. La limpieza, el arribo a horario, la comodidad y la seguridad contrastan con el paisaje de amontonamientos, pungas, demoras, cancelaciones y sofocones por el calor de quienes se trasladan en Capital por este medio de transporte.
París cuenta con 14 líneas que atraviesan los 100 kilómetros cuadrados sobre los que se extiende la capital de Francia. Tiene 384 estaciones y, con sus 219 kilómetros, es la tercera red de metro más extensa de Europa, detrás de Londres y Madrid.
Junto al resto de las redes de transporte público (tranvía, colectivos y ferrocarriles), el metro de París se integra en la RATP (Régie Autonome des Transports Parisiens). Se trata del consorcio de transporte de la región Île de France, cuyo único accionista es el Estado francés, pero que es operado como una empresa privada.
Precisamente una filial de esta sociedad estatal firmó dos convenios con Subterráneos de Buenos Aires, con el objetivo de elaborar un diagnóstico general sobre el estado del subte porteño.
Sin embargo, la propuesta irá más allá, y le presentará un análisis sobre la automatización de la futura línea F, es decir que las formaciones se conduzcan “solas”, sin necesidad de ser comandadas por un conductor. Este ramal irá de Plaza Italia a Constitución, y su construcción está prevista para el año próximo con una inversión cercana a los 500 millones de dólares.
La empresa encargada de ambos convenios se denomina Systra, controlada por RAPT y dedicada a la elaboración de proyectos de transporte púbico y ferroviarios internacionales. Su experiencia la llevó a dirigir proyectos en más de 150 países.
Natacha Ferrier, gerente de Relaciones Corporativas Internacionales del Grupo RAPT, confirmó la vigencia de ambos contratos y explicó que la sociedad estatal debe entregar el diagnóstico del primer convenio durante este mes de abril. “Tenemos un contrato firmado con la empresa estatal de subtes de Buenos Aires para elaborar el primer diagnóstico sobre la red, en el marco de un proceso que intenta modernizar el sistema y optimizar el servicio”, sostuvo. La ejecutiva dijo no saber cuáles serán las conclusiones del informe, pero admitió que la sociedad parisina debe entregarlo antes de que finalice este mes.
Una vez en manos de las autoridades porteñas, será el gobierno de Mauricio Macri el que tendrá la última palabra sobre seguir o no los consejos de este holding estatal francés, que actualmente opera el 75% del sistema de transporte de París, y en cuya red de subte se trasladan cinco millones de personas por día. “Lo que estamos haciendo es brindando ayuda técnica para definir las necesidades del subte de la Ciudad de Buenos Aires”, agregó.
La ejecutiva también explicó el alcance del segundo contrato firmado con Subterráneos de Buenos Aires, que prepara la construcción de la nueva línea F. Si las autoridades porteñas avalan este documento, las formaciones del nuevo recorrido no llevarán conductores sino que serán manejadas de manera automatizada.
Además, podría ser operada por una empresa privada, tal como ocurrió hasta el año pasado con todo el sistema cuando estuvo bajo el control de Metrovías, del grupo Roggio. En este caso, la ejecutiva también reconoció que, de licitarse la línea, la RAPT “estaría interesada en presentarse al concurso para poder operarla”.
De hecho, Ferrier explicó el proyecto para automatizar varias líneas del Metro de París que ya están en marcha. Son cuatro, y recorrerán 200 kilómetros y estarán operando en los próximos 10 años. Incluso el consorcio estatal ya opera la Línea 14 totalmente automatizada y ahora se encuentra automatizando la Línea 1, la más antigua de París.
En el caso porteño, hasta ahora no se conocía de la existencia de ambos convenios entre los gobiernos de Mauricio Macri y François Hollande para intentar modernizar el antiguo sistema de transporte público, cuyo boleto fue aumentado ya en dos oportunidades desde que el gobierno nacional traspasó su control a manos del Gobierno porteño. En estas tierras se sostiene que la intención de las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires es la de “afrancesar” el subte. Es decir, intentar que se asemeje a los parámetros de servicio, calidad y seguridad de todas las líneas del Metro.
La ejecutiva de RAPT también informó sobre un tercer contrato con la Argentina. En este caso, con el gobierno nacional para intentar también modernizar la línea Roca de ferrocarril, que une La Plata con Plaza Constitución. “Nosotros respondimos a un llamado de interés de parte de la Nación para elaborar un plan de mejoramiento integral de esta red”, agregó Ferrier. Aclaró que aún no fue terminado y sostuvo que la intención del consorcio francés es entregar los resultados antes de que finalice el año.

www.cronista.com

Recitales, palcos VIP, y un banco chino, las claves de Tinelli para la vuelta a Boedo

El vicepresidente con licencia de San Lorenzo reveló algunos detalles en torno al proyecto del nuevo estadio de San Lorenzo en lo que era su antiguo predio, y de como financiarlo.

Entre la inminente llegada de su hijo con Guillermina Valdéz, la producción de lo que será el nuevo Showmatch a estrenarse en breve después de un año sabático; y su intensa actividad vinculada al equipo de sus amores, a pesar de haber pedido una licencia como vicepresidente, Marcelo Tinelli no para.

Ayer, en el programa de radio partidario “La Cicloneta”, que se emite por Radio Belgrano, el empresario ofreció interesantes detalles en torno a como sería el nuevo estadio de San Lorenzo en su original barrio de Boedo y como se financiará, o debería financiarse.

En este sentido, Tinelli contó que trajo un proyecto desde Francia para construir un estadio “muy importante y moderno” para casi 50.000 personas, que se sumará al hipermercado que se encuentra en esa área, el cual cuenta con 5000 metros cuadrados en dos plantas, y más de 800 cocheras.

En lo que tiene que ver con el proyecto arquitectónico, Tinelli comentó que será una mezcla de estructuras, con “algo de los estadios ingleses y algo del estadio del Real Madrid, pero más chico”. Y añadió que “hablar de un mini Bernabeu es un poco fuerte, pero sí, tiene similitudes”.

Luego explicó sobre el financiamiento de las obras y señaló que ‘van a intentar no dejarle deudas a San Lorenzo.

“El estadio tiene que estar absolutamente financiado. Uno puede conseguir bancos de inversión, de hecho un banco chino, que trabaja en Nueva York estaría interesado en poner el dinero para la construcción” detalló, y se mostró especialmente concentrado en cómo San Lorenzo va a devolver el dinero financiado. “Primero tenemos que tener el presupuesto, y después saber cómo devolverlo. Hay que pensar en un armado del estadio para generar recursos, devolver el dinero y para que el club tenga ingresos toda la vida” expresó el conductor, y agregó que “Lo que estamos hablando es construir muchos palcos, una galería comercial donde puedan comercializar los sponsors, y también estamos hablando con firmas importantes para ver el tema del main sponsor para, el nombre del estadio” algo que es bastante común en Europa.

Por otra parte, Tinelli también dejó entrever que si el nuevo estadio es semi techado (como es la intención), están analizando seriamente la posibilidad de que se realicen allí recitales todo el año. “Nosotros estamos hasta el 2016, trataremos de dejar allanado el camino para que los que sigan, sigan adelante con el proyecto” dijo.

Y en relación a lo que ahora se conoce ahora como el “Nuevo Gasómetro”, explicó que la idea es hacer un acuerdo con alguna federación y con el Gobierno de la Ciudad. “Queremos darle un fin importante a ese estadio” detalló sobre el final.

Página 22 de 49« Primera...10...2021222324...3040...Última »